La vida nos cambia en los momentos que más nos impactan. Y los hospitales son el lugar, donde estos momentos pasan y nos marcan la vida, ya sea positiva o negativamente. Y todos sabemos que en estos momentos es cuando queremos estar más unidos, apoyando y brindando soporte y amor a nuestros seres queridos.  Pero, lamentablemente en los hospitales no siempre se nos brinda ambiente adecuado y que nos haga sentir a la familia bienvenida en la habitación del paciente.

Todos sabemos que cuando nos sentimos rodeados de personas que nos aman, y nos brindan su ayuda sincera, nos ayuda a sentirnos mejor, por esto los hospitales deben crear espacios que hagan sentir bienvenidos a los miembros de la familia en la habitacón del paciente. Pero, ¿qué es lo que pasa en los hospitales que no nos sentimos bienvenidos?

El hospital debe brindar servicios, que ayuden al acompañante del paciente a sentirse más cómodo y de utilidad. Demasiados miembros de la familia se sienten, como una idea de último momento frente a importantes necesidades no satisfechas en la mayoría de los entornos de diseño de la habitación del paciente. Se enfrentan a desafíos relacionados con la comunicación, el sueño, el compartir comidas, el alojamiento de visitantes y el almacenamiento.

¿Qué podría ayudar a hacer sentir bienvenidos a los miembros de la familia?

  • Mantener conversaciones más frecuentes e inclusivas entre los miembros de la familia y sus seres queridos, y los médicos.
  • Eficiencia espacial y la higiene, reduciendo el desorden en el camino de los médicos y facilitando la limpieza del personal.
  • Espacios que permitan a los miembros de la familia colocar sus pertenencias.
  • Flexibilidad de los asientos para soportar una variedad de tipos de cuerpo y posturas, incluyendo descansar y reclinarse.

Los hospitales deben brindar espacios y servicios que hagan que los miembros de la familia se sientan bienvenidos en la habitación del paciente. Recordemos que no hay mejor alivio que contar con el amor de nuestros queridos.