Hoy en día las empresas saben  que al brindar diversos espacios de trabajo y mejorando la ergonomía son beneficiados, ya que al hacerlo cuidamos la salud e incrementamos el bienestar de los colaboradores, y por consiguiente, obtenemos mejores resultados, gracias a una mayor productividad y una tasa de absentismo inferior.

En las organizaciones actuales, hay más diversidad que nunca. Un mismo espacio de trabajo tiene que satisfacer las necesidades de usuarios de diferente sexo, constitución, edad o incluso cultura y gustos personales.

A esto también debemos sumarle, que el ser humano no muestra una disposición anatómica natural para permanecer sentado durante largos períodos de tiempo. Nuestro cuerpo fue diseñado para el dinamismo y la flexibilidad. Una posición sentada estática y prolongada genera molestias en distintas áreas críticas del cuerpo, tales como, la vista, la columna vertebral, microtraumatismo por tensión repetitiva, músculos, circulación sanguínea, entre otros.

Debido a esto, el entorno de trabajo moderno debe permitir concentrarse y colaborar a través de su diversidad de espacios a que los colaboradores puedan pasar fácilmente de un modo de trabajo a otro.

Todos tenemos necesidades físicas y psicológicas diferentes, que influyen en nuestra salud en el trabajo y en las actividades que llevamos a cabo, en una organización se han identificado tres tipos de funciones de usuarios, delimitar bien estas funciones ayudan a las empresas a poder determinar que tipo de espacio y ergonomía se adapta mejor para cada uno de sus colaboradores. A continuación les damos a conocer los tipos de funciones de usuarios:

Usuarios sedentarios

Son los que realizan tareas individuales tales como, utilizar el ordenador, hablar por teléfono, concentrarse, analizar, leer y almacenar información.

Necesitan estar muy cómodos, tener sus herramientas de trabajo, equipos e información al alcance de la mano y poder personalizar su espacio.

Usuario Semi-Móviles

Estas personas realizan tareas muy variadas e interactúan regularmente con sus compañeros o clientes.

Sus necesidades combinan tareas que exigen mucha concentración, trabajo en equipo, y colaboración informal y espontánea.

Usuarios Móviles

Estas personas están muy orientadas al trabajo en red y trabajan lejos de su organización hasta un 90% de su tiempo.

Alternan constantemente entre tareas de concentración y de colaboración y deben ser siempre flexibles. Ellos improvisan más que cualquier otro colaborador y necesitan poder acceder fácilmente a sus elementos personales y a la tecnología.

La tecnología y las herramientas de trabajo, tales como sillas, mesas, archivos, no son los únicos elementos que influyen en el confort en el puesto de trabajo, las organizaciones también deben recordar incluir otros elementos cómo, la distribución del espacio, la iluminación, la acústica y el confort térmico.  Haciendo el uso de todos elementos en los espacios de trabajo daremos a nuestros colaboradores la comodidad que ellos merecen, dando como resultado menos ausentismo, mayor productividad y colaboración.