Actualmente, vivimos en una sociedad, en dónde llevamos un ritmo de vida acelerado, lo cual afecta nuestra salud. Por esto, las personas estamos buscando mejores espacios de trabajo, lugares qué nos brinden una mayor flexibilidad, autonomía y cuidado, para obtener así un mejor bienestar de nuestra salud física y mental.  Las organizaciones deberían saber adaptarse a estas necesidades qué estamos buscando, o de lo contrario, se encontrarán luchando por atraer y retener a sus colaboradores. Pero, ¿qué necesitan las empresas para poder proporcionar un ambiente de trabajo atractivo?

A medida que aumenta el trabajo móvil, las personas tenemos mayores posibilidades de poder elegir dónde y en qué momento trabajar, lo que conlleva a buscar trabajos que nos ofrezcan estas opciones. Entonces, la verdadera pregunta que las empresas se deben hacer es: ¿su entorno de trabajo se está adaptando para mantenerse al día o la gente trabaja mejor fuera de la oficina?

La respuesta es simple, lo que nosotros como colaboradores queremos, es que las empresas nos brinden espacios donde queramos trabajar, no porque tengamos que hacerlo, sino porque lo queramos. Pero, ¿Cómo las empresas pueden lograr esto?

Hay que crear Balance

En la oficina se debe crear un balance, es decir establecer lugares significativos para que trabajemos, lugares que se sienten bien, pero que también funcionen. Deben saber aprovechar las nuevas tecnologías integradas, para que nos ayudan a navegar por la complejidad del trabajo. La empresa tiene que proporcionarnos lo que buscamos, para así tener un mejor rendimiento. Se trata de combinar un espacio de inspiración y creatividad con tecnología, centrada en el ser humano y que nos facilite las tareas en vez de complicárnoslas.

Crear Diferentes Espacios

Cuando las personas tenemos la capacidad de opción y control sobre dónde y cómo trabajamos, nos comprometemos, participamos y conectamos más, con nuestros compañeros y trabajo.

Los colaboradores buscamos alternativas y lugares libres de distracciones.  Es decir, poder tener la capacidad de encontrar privacidad cuando sea necesario.

La oficina debe evolucionar con el propósito, de crear un lugar significativo que reúna el diseño, la materialidad y el rendimiento, para crear espacios informales, auténticos e inspiradores. Los líderes deben acceder a este llamado de atención por parte de sus colaboradores, ya que cada vez las personas están más seguras y listas para irse si su organización no les dan, lo que están buscando. El entorno de trabajo, es sólo una herramienta, pero es poderosa, y se ha demostrado que se correlaciona con personas muy satisfechas y comprometidas.